viernes, 4 de agosto de 2017

Sandias de agosto

Las sandias es un cultivo que necesita mucho terreno, durante todo su ciclo se extiende creciendo y tapizando el suelo, ocupa todo el terreno y no tiene problema en trepar o superar  muros o vallados. Busca el sol  y trepa a través de tutores, arboles o cualquier  obstáculo que se encuentre en su crecimiento. De sembrarlo junto a plantas bajas como pimientos terminarán por invadirlos y cubrirlos. Por ello cuando planificamos el huerto hay que  buscar una zona donde puedan extenderse sin problema.
En mi caso los plante 2 matas en una zona de semisombra   en el hueco que me quedo entre la barraca de tomates y el final del bancal. Durante todo el verano no han parado  de crecer, se encuentran muy cerca de los tomates  pero sin embargo  crecen hacia el pasillo una zona mucho más tranquila sin la competencia de los tomates, donde reciben sol casi todo el día. Escapando de la zona vallada del huerto, aunque no es problema ya que es una planta que no le gusta a las gallina.
Estas 2 matas permiten poder disfrutar de sandias durante estos meses, tal vez menos de las que nos gustaría y es que aunque hay mucha floración no todas las flores se convertirán en sandias.  Hay 2 clases de flores, las flores masculinas y las femeninas y se necesitan para la polinización.  No nos piden mucho, tan solo que el riego y la humedad no les falten, esto se consigue perfectamente con el riego por goteo que localiza el agua en la zona de raíces y evita que el resto se llene de hierbas. Otra de las cosas que realizo los últimos años es un acolchado de plástico, las sandias crecen por encima de él, no salen hierbas  y los frutos no están en contacto con la tierra.
Una vez  fecundada esa flor se convertirá en una pequeña bolita que poco a poco irá creciendo  hasta convertirse en una gran sandia de al menos 1kg de peso.
Habrá que esperar a que el tallo  que une la planta con la sandia comience a secarse, entonces estará lista para su recolección. 
Es  una  planta propensa  al oídio, ya que las condiciones de humedad que se crean durante el riego  acompañados  de el fuerte calor seco de estos días hacen un caldo de cultivo propicio para los hongos.
Si no actuamos preventivamente su ciclo se verá muy reducido y cuando  enfermen   se propagará rápidamente secando sus hojas y terminando por acabar con las matas de sandia.
De momento el azufre y el cobre han conseguido mantener a raya los hongos y  conseguir que las sandias estén bastaste sanas.  Mientras voy viendo cómo poco a poco crecen las sandias hasta el día en que su maduración sea la correcta para consumirlas.
Si no las recolectamos terminaran por rajarse y abrirse, para poder dejar caer las semillas al suelo y  cumplir su ciclo.
Es uno de los cultivos que si disponemos de terreno no puede faltar en la huerta de verano, no da casi faena y nos proveerá de postre todo esta temporada.

Este año lo he probado triturado  junto a tomates y pimientos  para realizar gazpacho y la verdad es que le da un sabor mucho más fresco.




No hay comentarios:

Publicar un comentario



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...